asasasasasa

 

 

 

 

 

 

 

PAGINA NO ENCONTRADA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En los hablantes niños como en los hablantes adultos hay grandes desniveles que dependen del momento del ingreso en la escuela, básicamente de factores como la extracción sociocultural de las familias. La escuela debe actuar como igualadora social para compensar diferencias que de otro modo se perpetuarían dejando a unos alumnos en situación de desventaja con respecto a otros.

 

Es responsabilidad del sistema escolar organizar una enseñanza del léxico encaminada a la nivelación, a la igualdad de oportunidades. Si descuida este trabajo muchos alumnos se verán perjudicados, especialmente los alumnos más desfavorecidos en su medio familiar, que no tendrán otras fuentes al margen de la escuela.

 

Videos Caseros Siempre se ha establecido una correlación entre bajo coeficiente intelectual y pobreza léxica. Es verdad pero no es toda la verdad. Los niños poco inteligentes presentan el síntoma de dominar poco léxico, pero puede suceder que su pobreza se deba a carencias culturales. El problema es que cuando la escuela no corrige esa situación no se produce un desarrollo correcto del pensamiento, que no tiene un lenguaje que le permita discurrir con normalidad, con lo cual, la progresión intelectual es muchísimo más lenta y más dificultosa.Al final acaba siendo cierto lo que no lo era, esa relación entre pobreza léxica y escasa inteligencia. Por todas estas razones, los maestros deben tener conciencia de la importancia de su actuación y en los primeros niveles casi es mayor la responsabilidad.

 

Asociaciones Fonosémicas

 

Asociaciones - Campos semánticos o campos léxicos

Estructurales

de léxico - Campos léxicos

 

Es mucho más fácil recordar datos asociados que aislados. Una palabra ya es por sí misma una asociación de significados y de significantes, y no habrá verdadera posesión de la palabra mientras el vínculo entre significado y significante no se convierta en indisoluble la relación estable no varía mientras eso no ocurre, conocemos la palabra hasta cierto punto.

 

A lo mejor somos capaces de entender la de un mensaje utilizando lo que se llama inferencia semántica (hacerse suposiciones basándose en el propio texto).

 

La memoria de las palabras necesita ayuda si queremos conservar clara la significación de las voces de la lengua. En la adquisición espontánea lo que más ayuda a la memoria léxica es la frecuencia de uso, todos los hablantes casi sin excepción al llegar a una corta edad, dominan los vocablos mas frecuentes de su idioma o aquellos que tienen una alta frecuencia en determinada situaciones normales en la vida de cualquiera.

 

Aunque las palabras sean de por sí una asociación, recordad la correspondencia significado – significante, a veces es difícil y debemos recurrir no a esta asociación primaria sino a otras asociaciones que las palabras contrarias.

 

¿Con qué se relacionan las palabras?

Las palabras se relacionan con las situaciones que se adquieren y con los textos que aparecen, estamos hablando de asociaciones extralingüística y lingüística respectivamente.

 

En general podemos decir que las palabras se relacionan con su contexto extralingüístico que es la situación o con su contexto lingüístico que es el texto. A veces las palabras se relacionan entre sí en distintas agrupaciones léxicas, que es establecen en función de relaciones también extralingüística y lingüísticas.

 

El vínculo asociativo entre unas palabras y otras puede ser individual pero ese no interesa para enseñar otra lengua. Interesan las asociaciones previsibles que dan lugar a conjuntos de palabras que tienen todas algo en común. Sabemos que por razones extralingüísticas asociamos palabras en nomenclaturas terminológicas, hay otra agrupación con la que se trabaja mucho en la enseñanza llamada CAMPO.

Pertenecen a un mismo CAMPO NACIONAL todas aquellas palabras que en nuestra mente se vincula porque se refieren a cosas relacionadas en el mundo real, asociamos bata a médico porque sabemos que suelen utilizarla.

 

SOLIDARIDAD LÉXICA

 

Aplicaciones

 

Las agrupaciones monosemánticas no pertenecen a la organización de la lengua, pero si en la mente de muchos hablantes como tendencia. Al menos entonces hay que contar con su existencia precisamente para prevenir errores lingüísticos. Fenómenos como la atracción panorámica (prominente – providente) y la etimología popular (zanahoria – zanahoria).

En cuento a las asociaciones semántico – sintácticas; son las que se producen entre las palabras en función de su combinalidad; es decir por las restricciones combinatorias que su significado les ocasiona. El descubridor de este fenómeno es Coseriu, que nos habla de solidaridades léxicas.

 

A veces una palabra, sólo es combinable con los de una cierta clase léxica; en otros casos sólo con los de un campo léxico concreto y finalmente es el máximo de la restricción.

En las lenguas se dan también el fenómeno de que surjan palabras que no se combinan nada más que con lexemas particulares singulares. Estas formas de restricciones se llaman:

 

- Afinidad (clases)

- Selección (campos)

- Inclinación (lexema)

 

Las solidaridades lexemáticas son algo constante en todas las lenguas. En determinadas casos, la restricción es para la palabra como entidad de expresión y contenidos y hablaríamos entonces de solidaridad léxica.

En otros casos la restricción es para la palabra vista desde el significado según la combinemos con una u otra clase de lexema, cambiará de significado manteniendo su apariencia sonora (relleno de pavo – mujer rellena).

 

 

CAMPOS

Agrupaciones Primarias

CLASES

 

 

 

SERIES

FORMACIONALES Agrupaciones reestructuradas secundarias

 

 

 

 

ESTRUCTURAS SECUNDARIAS DEL LÉXICO

 

 

MODIFICACIÓN

DESARROLLO

COMPOSICIÓN

 

 

En el desarrollo de los términos secundarios nacen cuando el primario recibe una determinación gramatical con función oracional específica.

Lo secundario son de categoría distinta al primario.

 

A veces a partir de un determinado primario, pueden nacer secundarios pertenecientes a una misma categoría de adaptar distintas formas (por ejemplo: de conciencia nace concienciar); en general en español, todo concepto léxico tiene esta cuádruple vía de formalización de las cuatro categoría oracionales básicas. Pueden nacer antes el sustantivo, puede nacer el adjetivo o incluso el verbo; sin embargo el adverbio casi nunca por no decir nunca es primario.

El procedimiento del desarrollo es muy productivo y simplifica muchísimo la organización del código de la lengua.

El léxico ofrece la dificultad de su abundancia y de su irregularidad de forma de expresión. Pero en el desarrollo, aprovecha las regularidades del sistema dramatizando rasgos de contenido, mediante procedimientos fijos/estables. Es lo que podemos llamar analogías.

La analogía ayuda el sistema lingüístico a economizar en los que todas las palabras lexemáticas fueron completamente inmotivadas.

Realmente cuando hay desarrollo hay motivación; lo que pasa que se trata de una motivación extralingüística que nada tiene que ver con que las palabras sean naturalmente adecuadas para las ideas que contiene.

 

Composición

La última estructura secundaria de la clasificación de Coseriu es la llamada composición.

En la composición de Coseriu entran ciertas clases de lo que antes, en la gramatical tradicional, se llaman derivación y lo que si se llamaba composición, también antes que Coseriu.

Para Coseriu hay composición:

 

PROLEXEMÁTICA

 

 

LEXEMÁTICA

 

 

En la composición prolexemática partimos de un término ( ………….) para crear añadiéndoles prefijos o sufijos (….) cuyo significado léxico es diferente sin que cambie su función dirección ( mina – minar / pan – panadero).

Cuando en lugar de intervenir prefijos y sufijos con lexemas entran dos o más lexemas en juego, estamos ante la composición lexemáticas, por ejemplo: guardameta, correveidile.

A parte de estas agrupaciones, existen también las agrupaciones etimológicas; en ellas las palabras se relacionan con su común origen.

 

El hablante corriente, no suele tener conciencia del origen de las palabras y verdaderamente estas agrupaciones sólo son rentables didácticamente cuando ya en los niveles medios de la enseñanza los alumnos empiezan a aprender un poco sobre la historia de su lengua.

De todas las agrupaciones vistas, las que ofrecen más interés para la enseñanza del léxico son los compás nocionales aprovechables desde los niveles más elementales, en las que las unidades didácticas se organizan por centro de interés. Los campos semánticos y las series formacionales o familias de palabras.

Las nomenclaturas o terminologías propias de las distintas disciplinas en cuestión, pero son indudablemente una fuente importantísima del enriquecimiento del léxico.

El profesor de lengua, si se preocupará de introducir la terminología propiamente lingüística que los niños necesitan conocer en cada nivel para referirse a los fenómenos que están observando en el aula.

No es bueno obligarles a que aprendan una enorme cantidad de léxicos terminológicos y mucho menos complicándoles la vida con los excesos terminológicos con la lingüística.

Esto ha creado un conflicto en la enseñanza del idioma tanto en la de la lengua materna como en la de la lengua extranjera, porque cada profesor ha querido dar o conocer los términos de su propia escuela (doctrina, la cual ha obligado a los alumnos a esfuerzos de memoria y les ha creado además bastante confusión de ideas).

Por eso después de todo estos últimos años de titubeo podemos sacar una conclusión: es mejor utilizar una única terminología y mantenerla, a lo largo de todos los cursos de la enseñanza, aunque el problema es decidir cual.

 

Sistema Gramatical En La Lengua

Aunque digamos subsistema gramatical, contamos con una enorme cantidad de pequeñas organizaciones sistemáticas en el nivel gramatical de lengua.

 

¿Qué separa el léxico de la gramática? ¿Qué tienen en común?

Tienen en común su pertenencia al nivel significativo de la lengua, es decir, a la primera articulación; lo que diferencia el léxico de la gramática es que la gramática organiza contenidos iguales mediante expresiones fijas, mientras que el léxico no plasma la organización de los significados en la expresión.

 

Gramática es entonces orden, sistematicidad, analogía, pautas y por supuesto economía de medios. Cuando conseguimos expresar una idea por un procedimiento fijo nos ahorramos tener que buscar la manera cada vez que la queramos expresar (sufijo -ito, desinencias del pasado, etc).

 

Gramática se ha dividido en Morfología y Sintaxis. La Morfología estudia las posibilidades de variación de las palabras: Flexión, que consiste en la adoptación de formas distintas para funciones distintas manteniendo sin variación lo que solía llamarse radical de la palabra de modo que resulte reconocible.

 

La Sintaxis contempla la combinatoria del idioma, el conjunto de esquemas posibles para que las unidades simples de la lengua se integren en estructuras complejas dotadas de función unitaria (sintagmas) cuyo exponente más complejo de cuanto se puede prever en el código es la oración.

 

El conjunto de catálogo de todos los esquemas posibles en una lengua constituye su sintaxis. Chomsky hablaba de "conjuntos de reglas que permiten al hablante/oyente ideal el ejercicio de la competencia lingüística mediante la actuación".

 

 

Tanto dentro del subsistema morfológico como de la sintaxis nos encontramos con, como ya hemos dicho, pequeñas organizaciones o catálogos dentro de los que se establecen oposición directa entre los elementos. Un ejemplo de catálogo gramatical sería el repertorio de preposiciones de la lengua, el de desinencias verbales y dentro de éste podríamos determinar otros subcatálogos que oponen unas formas verbales a otras en repertorios reducidos dentro de la conjugación. Así por ejemplo el subsistema de las personas verbales (1ª, 2ª y 3ª).

 

En la gramática lo fundamental y definitorio es la incidencia del plano del contenido en el plano de la expresión, lo que llaman isomorfismo (misma forma) de los planos de la lengua.

 

La Gramática de la lengua se posee completamente a una edad relativamente temprana, aunque de manera implícita, práctica, que solo llega a convertirse en explícita mediante el estudio. Esto quiere decir que cualquier hablante por el hecho de serlo entiende todas las construcciones y esquemas posibles que los demás y él mismo utilizan en la comunicación, aunque jamás se hayan preocupado de pensar en ello.